Ciencia y Política

La conferencia de Eintein tuvo lugar en una gran sala a la cual se podía acceder, como en un teatro, desde entradas situadas en los lados. Cuando quise entrar, un jóven -que más tarde averigüé que era asistente de un conocido profesor de física de una universidad del sur de Alemania- me puso en la mano un llamativo panfleto rojo en el cual se alertaba sobre Einstein y su teoría de la relatividad. Se trataba, según se podía leer, sobre vagas especulaciones indecentemente sacadas de contexto provenientes de periódicos judíos . Al principio pensé que el panfleto sería la obra de algún loco más de los que aparecen en estas ocasiones. Pero cuando se me informó que realmente el por sus conocidos trabajos experimentales valorado físico, del cual Sommerfeld nos habló en varias ocasiones en sus seminarios, era el responsable del panfleto, se rompió en pedazos una de mis esperanzas más importantes. Llegué a estar tan convencido de que al menos la ciencia se podría mantener al margen de la disputa de las opiniones políticas. […] Los medios usados por este físico en contra de la teoría de la relatividad eran tan malos y parciales, que este enemigo ya no confiaba en poder desmontar la teoría de la relatividad mediante argumentos científicos.

WERNER HEISENBERG. Der Teil und das Ganze

Esta entrada fue publicada en Historia/Filosofía de la Ciencia, Literatura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s